5 curiosidades sobre perros que no sabías

Se cree que el ser humano lleva más de 30.000 años siendo amigo a los perros, salvo esto y algunas cosas típicas sobre ellos, no solemos saber demasiado sobre ellos, o por lo menos la cultura general no nos lo cuenta muy a menudo. Por ello os traemos 5 curiosidades que posiblemente no sepáis sobre los perros.

1-Los perros sudan

La piel de los perros no es como la nuestra, ya que carecen de glándulas como las que ayudan a sudar a los humanos.

Entonces…¿Por dónde sudan? En parte, los perros transpiran a través de las almohadillas de sus patas, pero sobre todo expulsan el calor a través de la boca, esto explica que en ocasiones se diga que los perros sudan a través de  la lengua.

 

 

 

2-Cada hocico es único

Los humanos no tenemos las mismas huellas dactilares, pues en los perros es lo mismo, el hocico es único y no hay dos iguales. Si miramos bien el hocico de un perro, podemos observar las líneas que forman patrones similares a las huellas dactilares humanas, además pueden cambiar de color y textura según en las condiciones climáticas en las que se encuentre o si sufrió alguna quemadura.

 

 

 

 

3- Los perros más veloces son los galgos

Aunque a menudo veamos a perros que corren muy rápido, los galgos son los que más rápido corren, pudiendo superar los 50 km/h. Gracias a su anatomía y fisonomía adaptada genéticamente para tal fin. A parte de de tener un corazón muy grande, unos pulmones bien proporcionados y una musculatura única, los galgos corren de una forma particular, muy similar a los guepardos y diferente de los caballos de carreras. Usan lo que se llama el galope de doble suspensión. Hay dos posiciones en las que el perro apoya las cuatro patas en el suelo, contraído y distendido y entre medias un movimiento explosivo basado en dos aspectos fundamentales: una columna vertebral enormemente flexible que actúa como un arco y su gran potencia muscular. Es maravilloso verlos correr por la naturaleza persiguiéndose entre ellos y jugando.

 

 

4- Los perros también se pueden enamorar

Al igual que el de los humanos el cerebro de los perros libera oxitocina, una hormona conocida como “la hormona del amor”. Los perros liberan esta hormona cuando interactúan con otros perros, con otros animales o con los humanos, llegando a quedarse completamente “prendados” de nosotros, y por supuesto, nosotros de ellos.

 

 

 

 

5-Los perros detectan nuestro estado de ánimo

Ya sea por los sonidos que emitamos o por nuestros gestos, los perros pueden saber cómo nos encontramos, llegando en ocasiones a intentar consolarnos. Por instinto tienden a representar según que sonidos o gestos que les hacen interpretar varias emociones hacia nosotros. Por eso, si estás deprimido, sin duda el que mejor te comprenderá será tu perro.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *