Consejos para el miedo a los petardos.

 

QUE DEBEMOS HACER

1. Cerrar ventanas y bajar persianas e incluso poner música para mitigar los ruidos del exterior. “Muchos perros entran en pánico, no prevén el peligro y son capaces de escaparse e incluso saltar desde un balcón».

2. Dejar que el animal escoja libremente el lugar de la casa donde se sienta seguro. “Esconderse en un lugar oscuro y pequeño cuando hay un peligro está dentro de la naturaleza del perro y el gato. Si no le dejas que lo haga, aumentarás su inseguridad”

3. Mantener la calma y actuar con naturalidad. Dar excesiva atención en una crisis puede reforzar el miedo en el perro. “La atención, cuando esté calmado”

Lo que no debemos hacer

1. Llevarlo suelto ese día o días antes. “Puede asustarse en cualquier momento e huir. Un perro asustado en fuga no escucha, ni obedece, ni dispone de ninguno de sus instintos de alerta.

2.Utilizar la técnica denominada inundación, que consiste en rodear al perro de petardos explotando. “Puede llegar al extremo en que el animal se desespere tanto que se quede paralizado y quedar afectado para toda su vida”.

Por ese mismo motivo, no sacaremos al animal cuando haya petardos, pues sería exponerlo y alimentar su fobia. “Prevé que haga las necesidades antes de que empiece el grueso de los petardos”. Se recomienda que el animal haga salidas cortas y cerca de casa por si desea volver.

 3. Dejar al animal solo. “Puede autolesionarse o escaparse”. Esto es especialmente importante si el animal ha sido medicado. “Cada animal es un mundo y es imposible prever su reacción frente a un determinado medicamento”

¿Es bueno medicarlos?

Esta es una decisión que debe tomar el veterinario de confianza.“Es el último recurso”, y recuerda que famosos fármacos como la conocida “pastilla contra los petardos” está desaconsejada por los veterinarios, ya que ese medicamento paraliza al perro pero que este siga oyendo y sintiendo eso que le da miedo.

Los veterinarios, en caso de considerar que el animal necesita una ayuda extra, lo primero que hacen es recomendar el uso de feromonas, que tranquilizan a los animales haciendo que reconozcan un olor que mitiga situaciones que ellos perciben como adversas.

Otra solución que a menudo se receta son los medicamentos nutraceúticos, que son complementos nutricionales que por distintos mecanismos calman a nuestras mascotas. Aunque “deben administrarse semanas antes de la problemática noche para que tengan mayor acción”.

Si el veterinario considera que el caso es grave puede llegar a recetar potentes medicamentos que dejarán a las mascotas “fuera de juego” y que, con un poco de suerte, conseguirán que “olviden” la experiencia, pero siempre, siempre, será el veterinario quien los prescriba.

Feliz noche de San Juan!!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *